Zona fronteriza

Putumayo MapYa que la región del Alto Putumayo queda muy remota y aislada, el Gobierno peruano muestra escaso interés en este rincón de Perú. Una de las causas principales de muchos de los problemas es la falta de accesibilidad de esta zona: es casi imposible dirigirse físicamente a las autoridades competentes, y muy pocas ONG trabajan en la zona por culpa de los costes de funcionamiento elevados. El apoyo social se limita al mínimo absoluto. Hay una falta notable de transporte público asequible, de educación (de calidad) y de servicios de sanidad.

El coste de productos básicos es extremamente elevado. Los Kichwa y Secoya viven principalmente de lo que la selva y los ríos les ofrecen, pero para productos como arroz, balas, ropa y gasoil, se paga hasta el triple de lo que se suele pagar en la capital regional Iquitos. Además, adquirir ingresos que les permitan comprar estos bienes es muy complicado en una zona tan remota y escasamente poblada.

110La población sufre, entre otras cosas, de la tala ilegal de madera por parte de comerciantes colombianos (con o sin la autorización de la población local); el cultivo y la venta de hojas de coca; la presencia de las FARC - la guerrilla colombiana; la presencia del ejército colombiano y comerciantes colombianos de mala fe. Los Secoya y Kichwa llevan mucho tiempo buscando salidas económicas que les permitirían independizarse de las prácticas ilegales, y les ofrecerían un argumento fuerte contra el modelo de desarrollo impuesto por el gobierno peruano, basado en la explotación de petróleo.

Además, el acceso a la información correcta y fiable es limitado. La información viene sobre todo de la televisión y de la radio colombianas. La comunicación entre sí se complica debido a las grandes distancias y por la falta de medios de comunicación. Las comunidades se preocupan por su integración en las federaciones. La información llega a cuentagotas a las comunidades, por lo que se toman ciertas decisiones sin plena participación.

Sponsored by by2.be